lunes, 4 de noviembre de 2013

Linkedin

 A la hora de buscar trabajo  Linkedin es una herramienta que nos puede ser útil. 
Os dejo este artículo de El Confidencial  que os puede servir de ayuda.

 

Nueve consejos para sacar todo el partido a tu cuenta en LinkedIn


Vaya por delante que a la hora de buscar trabajo, no hay una fórmula mágica. La situación es difícil y nada asegura tener éxito. Sin embargo, es útil conocer todas las herramientas que están a nuestro alcance y cómo podemos optimizar su uso para sacarles todo el provecho posible.
LinkedIn es una red social orientada al mundo laboral que ya cuenta con 5 millones de usuarios en España. Su número de usuarios global está lejos de Facebook o Twitter, pero su objetivo tampoco es hacerles la competencia. En esa red, la idea es otra: se hacen contactos, se publican ofertas de empleo, se buscan candidatos y se intercambian experiencias y proyectos laborales en busca de apoyos, clientes, socios... Puesto que el propósito de estar en LinkedIn es distinto al de otras redes sociales más, digamos, informales, también los códigos son distintos. Aquí van nueve consejos que pueden ayudarte a sacarle todo el partido a tu cuenta.

1. Fíjate un objetivo. Dedica un momento a considerar qué quieres conseguir en LinkedIn. ¿Encontrar trabajo? ¿Buscar clientes para tu empresa? ¿Ampliar tu red de contactos profesionales? La forma de manejar tu perfil será distinta según los casos, empezando por su visibilidad. Si estás buscando empleo, puede que quieras ser fácilmente encontrable, mientras que si quieres establecer nuevos contactos, tanta visibilidad no será necesaria. Ajusta estos parámetros en tu perfil para aparecer o no en buscadores como Google o Bing.
Al elegir una foto de perfil en LinkedIn hay que ser algo más selectivo que al hacerlo en otras redes. Después de todo, puede ser la llave para tu futuro laboral. Pero no por ello tiene que ser una foto de carnet formal y aburrida: busca una foto en la que salgas favorecido, que sea divertida o que diga algo más sobre ti.2. Anima tu foto de perfil. Al elegir una foto de perfil en LinkedIn hay que ser algo más selectivo que al hacerlo en otras redes. Después de todo, puede ser la llave para tu futuro laboral. Eso quiere decir que una foto con tu pareja, en grupo, o con un cubata en la mano quizá no sea lo más acertado. Pero no por ello tiene que ser una foto de carnet formal y aburrida: busca una foto en la que salgas favorecido, que sea divertida o que diga algo más sobre ti.

3. Véndete desde el principio. Hazlo en el buen sentido y utiliza las primeras líneas de tu perfil. Piensa que eso es lo primero, y en ocasiones lo único, que un posible empleador verá de ti, haz que lo recuerde. No pongas solo tu título o tu puesto, escribe un titular sobre ti, algo interesante y con gancho que dé más información sobre a qué te dedicas, qué sabes hacer o cuál es tu especialidad.

4. Actualiza tu perfil. ¿Qué es lo más interesante que has conseguido este año? ¿Qué has aprendido? Cuéntalo. No es cuestión de que expliques cada detalle de todo lo que has hecho, pero sí demostrar que estás activo y que sigues aprendiendo cosas nuevas: cursos, formaciones, congresos, viajes, seminarios. Crea un blog (la misma plataforma te da la opción) y aprovéchalo para entrar en más detalles. Pero no lo confundas con un diario personal: quédate con el aspecto profesional y formativo de tus experiencias.

5. Incluye imágenes, vídeos y presentaciones. Utiliza esta opción para mostrar ejemplos de tu trabajo, o grábate explicando tu experiencia previa, además de escribirla. Esto puede demostrar tus habilidades creativas, tus tablas para hablar ante una cámara o tu manejo con las herramientas para crear presentaciones. Las posibilidades estos formatos son enormes, aprovéchalas para lucirte y para sorprender a quien llegue a tu perfil buscando un candidato para un puesto.
Dedícale tiempo y encuentra una forma personal y directa de definirte a ti mismo. Y repásala bien. Un tópico no es nada en cuanto a mala impresión al lado de una falta de ortografía6. Evita tópicos. Está muy bien considerarse creativo, innovador, eficaz o resolutivo; el problema es que no eres ni mucho menos el único: esos términos se usan tanto que están totalmente gastados. Evita palabras que suenan a tópico y no solventes la redacción de tu perfil en dos minutos. Dedícale tiempo y encuentra una forma personal y directa de definirte a ti mismo. Y repásala bien. Un tópico no es nada en cuanto a mala impresión al lado de una falta de ortografía. 

7. Incluye información sobre voluntariado o causas con las que colabores. Si eres voluntario en alguna organización, señálalo y explica en qué consiste tu tarea. Que sea un trabajo desinteresado no deja de ser una función para la que hacen falta ciertas habilidades. Cuéntalas. Piensa que es otra forma de diferenciarte y de demostrar qué sabes hacer.

8. Pide recomendaciones. Es muy habitual preocuparse por este aspecto solo cuando estamos buscando trabajo, pero un montón de recomendaciones repentinas resulta algo fácil de detectar e ignorar. Es más efectivo ir incorporándolas poco a poco y, sobre todo, que estén escritas por alguien que te conozca y haya trabajado contigo directamente. Sus palabras serán más sinceras y tus contactos lo notarán.

9. Participa, participa, participa. Aunque orientada al sector laboral, LinkedIn es al fin y al cabo una red social. ¡Socializa! No te limites a pulir tu perfil y quedarte esperando a que lleguen las ofertas: sigue a empresas en las que te gustaría trabajar y a personas influyentes en tu sector, y participa en su conversación. Únete a grupos de debate en los que se toquen temas que te interesen. Publica noticias o temas relacionados con tu área de experiencia, y menciona a otros contactos. Intenta ser activo y aportar algo con tus intervenciones, demuestra que tienes algo que decir que merece la pena ser escuchado.